Contacto
info@finanzasconv.com

¡Haz que tus finanzas te lleven a la vida que te mereces!

¿Cómo he conseguido aumentar mi ratio de ahorro en un 20% en un año y empezar a generar ingresos pasivos por mis inversiones con una rentabilidad del 5%?

Llegados a este punto tal vez hayas visto la web, los diferentes post que tengo y los servicios que ofrezco, pero puede que todavía te quedes con la duda del proceso que yo he realizado para llegar hasta aquí y de cuál ha sido el recorrido que yo he transitado. 

Todo comenzó en marzo del 2020. 

Cuando llegó el famoso COVID-19, yo me acababa de comprar mi casa, que estaba en reformas, todos mis ahorros estaban destinados para pagar materiales, montadores y demás.  En esos días, mi empresa, como muchas otras, tuvo que cerrar y, por tanto, me mandaron al ERTE. Todo eso pasó de repente, me vi sin ahorros y con la posibilidad de que en el corto plazo no pudiera pagar la hipoteca a la que yo me había comprometido. Fueron semanas de mucha incertidumbre y mi mente en cuestión de días se puso a pensar en qué podría hacer si no recuperaba el trabajo. Empecé a leer sobre marketing online, ingresos pasivos y ahorro. Enfocarme en eso me permitió tener la mente ocupada y en cierta manera más tranquila por poder tener un plan B si por lo que fuera no podía incorporarme a mi trabajo.

Finalmente, volvimos a abrir, y volvió mi normalidad laboral. Sin embargo, todo lo que había aprendido en esas semanas ya estaba dentro de mi cabeza, no había vuelta atrás. La idea de no depender de una única fuente de ingresos se hizo cada vez más necesaria y evidente. En esos días me prometí a mí misma que empezaría a trabajar en construir unos ingresos pasivos que me permitieran ser más libre. 

Hoja de ruta.

Empecé por apuntar cada gasto que realizaba, a cuestionarme si lo que gastaba o bien me hacía feliz o era necesario. En cuestión de dos meses, había cogido el hábito y los ahorros empezaron de nuevo a crecer. Lo más importante de todo, es que empezaba a sentir que tenía el control de mis números y que iba evolucionando, con lo que me sentía muy satisfecha y más tranquila. 

Una vez detectados los gastos, elaboré un presupuesto, que me ayudaría a ceñirme a lo que yo previamente había planificado y meditado. Empecé a levantarme por las mañanas con una motivación fuerte, pues sabía que con paciencia (si, mucha paciencia) podía llegar a mi objetivo. A día de hoy sé que si sigo el método, podré conseguirlo y eso me hace sentir fuerte y determinada. 

En el 2020, mi tasa de ahorro era del 20%, y actualmente es del 40%. La manera de conseguirlo ha sido, reducir mis gastos, y no es que me aburra más si no que medito y planifico en qué quiero gastar mis recursos y mi energía y si eso me está ayudando a lograr mis objetivos o los de otros. 

 Ingresos pasivos.

Con los gastos controlados, y con el aumento del ahorro, llegó el momento de decidir qué iba a hacer con esos ahorros. Empecé a leer a otras personas que habían iniciado el mismo camino de invertir para generar ingresos pasivos. Con lo que aprendí inspirándome por otras personas junto con los conocimientos que adquirí en el master de finanzas, me sentí lo suficientemente segura para abrir la cuenta en My Investor y empezar a hacer las aportaciones a los fondos indexados. Cuando fui cogiendo cierta soltura y leyendo más, me abrí la cuenta de valores. A día de hoy, los fondos indexados, me están dando una rentabilidad del 5% y en acciones, he ganado 100 €. Son cantidades pequeñas que con planificación y perseverancia voy a ir incrementando. 

Cómo puedes ver con todos estos cambios y ajustes, he logrado sentirme satisfecha con el método que he creado, me está permitiendo estar alineada con mis valores y me mantiene muy ilusionada en poder conseguir mi objetivo. Pero, sobre todo, me está permitiendo construir este proyecto para ayudar a otras personas a que mejoren sus finanzas, a que se planteen qué sueños quieren conseguir y cuál es la hoja de ruta para conseguirlo. 

Nadie dijo que vaya a ser fácil, pero las cosas más importantes de la vida requieren un coraje extraordinario. 

¿Cuál de estos cambios ya los has implementado tú? ¡Te leo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.