Mi relación con el dinero, la relación conmigo misma.

A lo largo de mi vida he tenido diferentes experiencias que han condicionado mi relación con el dinero.

Durante mucho tiempo creí que las personas que tenían dinero eran avariciosas, egoístas y de alguna manera insensibles a los problemas ajenos. Al mismo tiempo pensaba que no merecía tener mucho dinero y que tenía que trabajar muy duro y demostrar mi valía todo el tiempo para conseguir ese sueldo para vivir. Tenía unas creencias que me hacían sentir escasa y con la energía más baja. Empecé a leer blogs y libros e inicié mi proceso terapéutico que me permitió descubrir que podía ser abundante cambiando mi forma de ver la realidad. Comencé a confiar en mí, a sentirme merecedora de atraer abundancia en mi vida y a ser capaz de tomar mis propias decisiones. Al mismo tiempo fui cuestionando lo que pensaba sobre el dinero. 

Principales aprendizajes que he obtenido en relación con el dinero.
  • El dinero es energía y es neutro. No es bueno ni es malo, solo depende del uso que se le de y qué objetivos quieras alcanzar. No es lo mismo querer ganar dinero con el afán de tener poder y perjudicar a otros que querer alcanzar tus logros y tus sueños para mejorar la vida de los demás. El dinero permite conseguir nuestras metas y todos nos merecemos poder lograrlas. 
  • El dinero es abundante por lo menos mientras los bancos centrales sigan inyectando dinero a la economía.
  • El dinero es valor. El dinero que recibes es consecuencia del valor que aportas a la sociedad para que esta mejore. El objetivo para conectar con la abundancia no debería ser ganar más dinero sin más sino aportar más valor.
  • El dinero es un medio de intercambio y por eso sólo es útil cuando se gasta o se invierte. El dinero sirve para ayudar y para disfrutarlo. Acumular dinero sin utilizarlo es privar a la sociedad de valor. 
  • La forma en la que consigues dinero debe estar alineada con tus valores, de lo contrario, no podrás mantenerlo de forma sostenible en el tiempo y te generará conflictos internos.
  • El dinero es justo si estás aportando valor a la sociedad, es justo que recibas dinero a cambio. No tengas miedo de pedir lo que te mereces ni te sientas mal por ello. No tengas miedo a vender tu trabajo (siempre que sea bueno, claro). Es importante recibir una compensación económica justa por lo que haces; trabajar gratis no es ni sano ni sostenible.

¿Has cambiado alguna creencia que tenías con el dinero? ¡Cuéntame tu experiencia!

Deja un comentario

Contacto
info@finanzasconv.com

¡Haz que tus finanzas te lleven a la vida que te mereces!